Abogado de familia, derecho de sucesiones


¿QUE SON LAS HERENCIAS DIGITALES? por Mirta Núñez



Hasta hace poco cuando hablábamos de herencia, nos referíamos a un acervo sucesorio integrado por bienes inmuebles, rodados, bienes muebles, dinero en efectivo y demás cosas tangibles. Todas las sucesiones que tramité en mi vida transmitían derechos hereditarios sobre bienes de esa índole.

Pero mucho ha cambiado con la activa participación que actualmente tenemos en internet, generando así un nuevo patrimonio: el patrimonio digital. Generalmente se produce primero un cambio social, cultural o tecnológico y mucho después llega la legislación que lo regula. Hasta el momento no hay marco legal específico para este tema.

Hace tres años los ingleses fueron los primeros en hablar de herencia digital. Ahora lo están haciendo también los españoles, en cuyo país aún no está popularizada ni tampoco legislada.

En Argentina, creo que soy pionera - como abogada especialista en Planificación Sucesoria - al plantearme qué debemos hacer y qué podemos hacer con el patrimonio digital -- teniendo en cuenta no lo que hacen en Europa-- sino dentro del marco de nuestra legislación civil y comercial.

En la investigación realizada para escribir este artículo encontré opiniones que creían livianamente que alcanza con tener la clave de la cuenta bancaria o de mail de alguien para ingresar alegremente a ella.


"La herencia digital es la sucesión hereditaria en todos los archivos, contenidos e información del fallecido en formato electrónico"
(así la define Ana Palomo Trigo en el artículo "Cómo gestionar las herencias digitales", publicado 19-3-13.


Así como tenemos un patrimonio formado por bienes tangibles y registrables, actualmente somos muchos los que tenemos archivos digitales de diverso tipo.
Vamos a mencionar algunos posibles:
  • Un libro escrito y sin publicar aún guardado en "la nube" como por ej. Dropbox o Evernote, que podría publicarse post mortem.
  • Un portal con miles de visitantes que genera ganancias por publicidad de Google Ad Adsense o por la venta de servicios.
  • Cuentas digitales donde se abonan bienes o servicios y que no pertenecen a bancos, tales como Pay-Pal o Dineromail.
  • Libros digitales y archivos de audio adquiridos de manera lícita (podemos tener una gran biblioteca y discoteca en la web).
  • Suscripciones a revistas digitales sobre temas profesionales, pagadas en euros.
  • Cuentas bancarias (en bancos físicos) que se manejan desde internet.
  • Centenares o miles de mails profesionales o comerciales en los cuales puede surgir la existencia de bienes, créditos a cobrar o inversiones de una persona.
  • Una página profesional o comercial en Facebook (fanpage).
  • Una cuenta en Twitter o un muro personal en Facebook, un perfil profesional en Linkedin.
¿Qué hacer con todo ello cuando el titular muere?
Esta nueva realidad, en la cual ya los bienes de una persona física no son sólo de existencia física sino digital, exige tomar nuevas previsiones desde lo jurídico para que no se pierdan. Debemos pensar bien qué hacer, ya que algunas de las soluciones que se proponen en Europa no son legales en Argentina y otras son demasiado riesgosas.

De lo que no cabe duda que en el siglo XXI hablar de Planificación Sucesoria incluye hacerlo sobre bienes de existencia física y también sobre los digitales, ya que pueden tener un alto valor económico. Otros no tienen valor económico pero sí afectivo. Y algunos directamente deberían quedar en el olvido porque pertenecen a la vida íntima de las personas.

La solución que proponen en España es otorgar un testamento donde el testador deje constancia de la claves de todos sus servicios o bienes digitales.

De este modo sus herederos rápidamente podrían tener acceso.

Imaginemos un testamento hecho por escritura pública: ¿vamos a consignar allí nuestras claves? ¿Cuántas personas ajenas tendrán conocimiento de eso? Un escribano, sus empleados, el Colegio de Escribanos. Me parece sumamente riesgoso dejar consignados los paswords en un testamento.

Además, desde que una persona hace testamento hasta que muere, puede haber cambiado varias veces las claves o haber dado de baja algunos servicios e incorporado otros.

¿Cada cuánto tendría que actualizar el testamento? Lo veo poco viable.

El Colegio de Abogados de Barcelona propone designar un Albacea Digital, figura que no está legislada en España ni en Argentina.Su función sería ser el depositario de toda la información digital que el heredante quiera dejar. Una de las informaciones más importantes que debe dejar quien tenga un portal web generador de ingresos o contenidos con derechos de autor es lo referente al hosting donde se encuentra alojado, ya que se corre el riesgo de que si nadie lo paga, por desconocer dónde y cuándo se debe renovar, pueda ser dado de baja el sitio y no existir backup del mismo.

Lo que se podría hacer - entonces - es un testamento donde conste quién será el Albacea Digital, pero sin consignar ningún detalle en el acto de última voluntad. Imagino que el Albacea Digital debe ser una persona de máxima confianza del testador y conocer (en lo posible) de temas tecnológicos. También existen empresas en internet que se dedican a eso: guardan el nombre de usuario y las claves de sus clientes. Me parece una locura. Es como dejarle las llaves de nuestra casa o nuestra billetera a un ajeno. ¿Quién es una empresa de internet para tener tamaña información sensible de una persona? ¿Quién garantiza que no hará nada con esa información o que cuando el cliente fallezca ese emprendimiento web siga existiendo? No aconsejo dejar los datos en ese tipo de sitios. Si alguien está interesado en dejarlos a un Albacea Digital, que sea de su conocimiento, de su confianza y en sobre cerrado, para ser abierto después de su fallecimiento. También se pueden nombrar dos Albaceas Digitales por si el primero nombrado fallece antes que el testador.

Una posibilidad podría ser hacer por testamento un legado de un bien digital a un heredero determinado: "Lego mi portal dominio tal a mi sobrino fulano de tal". Eso sí, la forma de acceder a ese portal la conocerá sólo el Albacea Digital.

"Lego mi biblioteca digital y mis archivos de música a mi amigo fulanito de tal".

También se puede dejar instrucciones respecto a qué se quiere que se haga con las cuentas de Facebook, Twitter o Linkedin, por mencionar un ejemplo. Hay gente que querrá mantenerlas como una forma de seguir viviendo en la web, aunque esté muerta y otros querrán que sucedido el deceso, se borre todo rastro de él en la web 2.0

En lo que creo que hay un malentendido en quienes hablan de testamento digital es en creer que basta un testamento para comenzar a usar las claves y tomar la posesión digital de los bienes. No es así en nuestro país, la República Argentina, donde ese testamento deberá ser aprobado por el Juez del sucesorio y recién ahí podrán los herederos comenzar a intervenir en esos bienes.

Pero atención, que no cualquier clave se puede dejar y pemitir que la usen los herederos. Se puede dejar la clave de Picassa para que bajen las fotos on line, pero si dejan la clave de la cuenta bancaria, eso no habilita a nadie a hacer ningún movimiento por esa vía. Téngase presente que aunque un heredero sepa la clave de la cuenta bancaria, fallecido el titular ese dinero debe pasar por el juicio sucesorio igual. Hacer lo contrario, es delito.

Lo mismo pasa con los e-mails. El e-mail es una correspondencia privada. Muerto el titular de la cuenta de correo, no veo ético que un heredero pueda tener acceso a ella.
Es cierto que entrando a esa cuenta puede tomar noticia de la existencia de inversiones, propiedades, deudas, créditos, pero estaría violando la intimidad del fallecido, ya que no todo lo que tenemos guardado en internet lo queremos compartir, ni vivos ni muertos.

Y si hay información que queremos compartir, solemos hacerlo en vida. Imaginemos a un hombre que tenga una inversión en dólares en Miami.
Si su esposa no sabe ni siquiera en qué banco es evidente que ese señor no deseaba que ese dinero ingresara a su herencia.

Tener acceso a la clave de cuentas de e-mails o de la web 2.0 no permite usurpar la identidad del titular. Quien lo haga podrá tener problemas legales.

Google ha lanzado una herramienta (sumándose a lo que ya ha hecho Facebook y Twitter) que permite decidir al usuario sobre lo que quiere hacer con toda la información que ha ido almacenando en los servicios como Gmail o Google+.

Puede optar entre dos alternativas : la primera,
dejar los datos a un amigo o familiar o la segunda, eliminar la cuenta.

Lo que ofrece Google es un Administrador de Cuentas Inactivas. El usuario puede elegir el número de contacto o dirección de correo al que avisar antes de realizar cualquier cambio, el tiempo de espera antes de que finalice el período marcado por el usuario y la notificación de hasta 10 contactos con quienes compartir los datos.

La otra opción es dejar programada la eliminación de la cuenta.

La función Administración de Cuentas Inactivas se encuentra en las configuraciones del perfil de Google .

Como antecedente, Facebook presentó en 2009 un mecanismo para gestionar la preservación del perfil de un usuario fallecido . Esto evita que la cuenta emita notificaciones entre los contactos y, a su vez, permite mantener la privacidad de los familiares y amigos, que podrán acceder de forma reservada a la biografía de la cuenta.
Igualmente, he visto aberraciones al mantener vigente una cuenta de Facebook de una persona fallecida. Como Facebook avisa cuándo alguno de nuestros contactos cumple años, he leído saludos de feliz cumpleaños en el muro de personas fallecidas, que escribían como si nunca se hubieran enterado de su muerte. Esto produce un shock para los familiares.
Twitter, por su parte, ofrece la posibilidad de desactivar la cuenta al enviar por correo o fax con la partida de defunción de un usuario.

Si operamos con Pay Pay o Dineromail, alcanza con saber que lo hacemos con esas empresas para que a través del sucesorio se libre un oficio solicitando que todo crédito que exista en la cuenta de fulanito de tal sea enviada a la cuenta del sucesorio.

Creo que el tema más importante es la página web o el portal web, que en algunos casos tiene valor únicamente para la persona que la dirige, pero en otros puede tener un valor económico para cualquier heredero. Aquí también el sitio se hereda del mismo modo que se heredan los derechos intelectuales de un libro, pero existe el riesgo que no se pague el hosting porque los herederos desconocen con quién está contratado, cómo se paga y cuándo. Tal vez esa información llegaba por mail. Esa información sí se puede dejar en el testamento digital o bien al Albacea Digital. El es quien debe saber quien aloja el portal web para ponerse en contacto y abonarlo o bien hacer un backup del sitio y bajarlo hasta que la sucesión esté lista y volverlo a montar.

El Albacea Digital tiene que ser una persona de muchísima confianza y tener conocimiento de internet.

El testamento digital no evita la sucesión. Simplemente incorpora nuevos bienes que antes no existían o no tenían tanta envergadura en un patrimonio.

Mi sugerencia es "sí al testamento digital y a la designación de albacea digital, pero no confundir con que eso signifique tener acceso indiscriminado a todo el contenido digital del causante". Sólo al que él desea que accedan. Uno puede morir también llevándose contenidos digitales a la tumba. Recordar que muchos bienes digitales deberá pasar por la sucesión del testador, porque tienen contenido patrimonial.

Consulte a un abogado especialista en planificación sucesoria sobre esta nueva herramienta: el testamento digital.

Mirta Núñez
Abogada. Psicóloga Social
Consultora en Planificación Sucesoria
www.mirta-nunez.com.ar
 

 

 


Abogado de familia, derecho de sucesiones


Click for Buenos Aires, Argentina Forecast

Suscríbete a familiayplanificacion
 
Alojado en egrupos.net



COMPARTA
Pulse aquí para recomendar esta web a sus amigos y reciba un libro de regalo
Recomendamos
Abogados de familia

Inglés Multimedia Gratis
::Leer nota completa
MEDIOS DE PAGO A DISTANCIA

Ud. puede pagar los honorarios de la consulta o juicios mediante transferencia bancaria, tarjeta de crédito, pago-fácil, rapi-pago, bapro-pago, etc.

Abogado de familia, derecho de sucesiones Imprimir
Abogado de familia, derecho de sucesiones Recomendar
 
Guardar en:
Guardar en Marcadores
Boletín Gratuito,
"Familia y Planificación Personal"
Suscríbase Ahora!!

 
Alojado en egrupos.net

Dra. Mirta Susana Nuñez (ABOGADA, UBA)
Sarmiento 1422, piso 7, of. 3, (1042)
Buenos Aires, Argentina - Tel./ Fax.: 4373-1938

Copyright 2006 - 2015 Mirta Susana Núñez - Todos los derechos reservados

En este sitio encontrará material sobre: Mirta S. Núñez, abogado de familia, abogada autora de notas y artículos de abogacía, temas jurídicos, jurisprudencia, novedades del ámbito judicial, derecho civil, sucesiones, Cuestiones jurídicas patrimoniales, planificación sucesoria,planificación patrimonial, planificación personal, tramitación juicios, su filosofía de trabajo en temas jurídicos, links de sitios de temas jurídicos, mediadora, psicóloga social, coach, abogados familiares, abogados de familia, abogados sucesiones, asesoramiento juridico, coaching personal, coaching profesional, coaching on line, mediacion, daños y perjuicios, accidentes de tránsito, contratos, alquileres, boletín familia y planificacion personal, tenencia, regimen de visitas, alimentos, abogada de familia, abogada argentina, Abogado de familia, abogada buenos aires, menores, herencias, testamentos, quién hereda, consultoría jurídica, consultora personal, honorarios abogados, convenio de honorarios, sociedad conyugal, problema conyugales, hijos menores, adopción, curatelas, curadora, tutelas, tutora, accidentes, familia, familiar, familiares, divorcios, alimentos, separación personal, separación de hecho, desalojos , derecho sucesorio, sucesion testamentaria, ejecuciones, división de bienes, partición de herencias, embargos.

Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar

Home | Contacto
 

mi saludo pulsando la foto

Búsqueda